¿Cómo se calcula la eficiencia energética de un electrodoméstico?, por Yo lo sé hacer

La eficiencia energética de un electrodoméstico es la habilidad de realizar las funciones consumiendo la menor cantidad de energía posible. En el momento de adquirir un electrodoméstico, los más eficientes suelen venderse más caros, pero, a la larga, reducen de manera considerable la factura de la luz. En cambio, los aparatos menos eficientes son más económicos, pero el impacto energético y económico es mayor. Es decir, conocer la eficiencia de los aparatos puede ayudar a ahorrar en la factura de la luz y también permite minimizar la huella medioambiental. Yo lo sé hacer es una tienda online que apuesta por la sostenibilidad y ofrece productos de calidad, en términos de eficiencia energética.

¿En qué consiste la eficiencia energética?

La eficiencia energética de un electrodoméstico es la capacidad que le otorgan los fabricantes para que realice la función para la que fue creado, pero con un consumo energético reducido. Para valorar la eficiencia de cada aparato, las compañías han instaurado en las etiquetas un sistema de guía escala basado en las letras del abecedario. La etiqueta indica al comprador la eficiencia energética de un electrodoméstico, es decir, permite diferenciar los que realizan un menor o un mayor gasto de energía. La valoración está indicada en una escala de calificación que se compone de siete letras, ordenadas de la A a la G. La primera contiene la mejor calificación y la última, la peor.

La eficiencia también se puede distinguir por un código de colores que van desde el verde hasta el rojo. La regla es similar al sistema de letras, en este caso, el rojo identifica a los aparatos menos eficientes y el verde a los que más.

En Europa, existe una regulación específica obligatoria para los aparatos eléctricos. Consiste en una etiqueta que informa de la eficiencia a partir de la letra A, la presentación de la cual puede variar entre A+++, A++ y A+. La norma es de obligado cumplimiento para equipos frigoríficos, congeladores, lavavajillas, fuentes de luz domésticas, lavadoras y secadoras, hornos eléctricos y otros productos.

Beneficios de comprar electrodomésticos con eficiencia energética

Los electrodomésticos que garantizan la eficiencia energética pueden llegar a ser más costosos que aquellos que tienen una calificación mucho más baja. Sin embargo, la inversión influirá en la factura de la luz. Los electrodomésticos más eficientes permiten ahorrar, ya que realizan un consumo más ajustado.

No obstante, aunque exista diferencia en el ahorro de energía, ambos productos pueden ofrecer buenos resultados de funcionamiento.

Por último, una de las ventajas más importantes de los electrodomésticos eficientes es que no solo permiten ahorrar un poco en la factura de la luz, sino que también colaboran con el medio ambiente, haciendo que el consumo en casa sea menor. Es decir, el consumidor comienza a ser parte del futuro sostenible.